viernes, 28 de marzo de 2014

Cuánto tiempo es "UN AÑO".... ?

Indefectiblemente el tiempo pasa... pasa para todos de igual manera. Pasa para los hechos y para las personas, así también como pasa para las cosas que pierden su color y pierden vitalidad.
UN AÑO.
Un año es mucho tiempo y poco tiempo a la vez. Para mi ha sido un año muy especial... y resumo el porqué:
Allá por el final del 2012 y estando instalada en Sicilia -mi isla preferida- salió la oportunidad de cruzar el océano Atlántico a vela de la mano de Jordi i Cristina en un velero de 12 metros. Como ya todos sabemos, acepté y la travesía atlántica fue todo un éxito.... aunque también un secreto!!!
No se lo había contado a nadie; 16 días en alta mar no eran una información saludable para gente de hábitos terrestres. Hice bien.
Desde Cabo Verde, recién hicimos "tierra" en Salvador de Bahía... y por tierra llegué a Río de Janeiro, Iguazú, Buenos Aires... para finalmente el 11 de marzo de 2013 volver a La Plata, mi ciudad. Casualmente para el cumpleaños número 40 de mi hermana Cecilia.

Desde ese momento hasta estos días ha pasado un año. Si, si..... UN AÑO!!!!!
Pensar que llegué a tierras latinoamericanas en plan de "vacaciones"... pero hubo un sentimiento que me hizo tomar la desición de permanecer. ¿una alarma? Después de un trabajo pendiente de 45 días -despedida del mundo marítimo?- a bordo de un catamarán de vela en Miami y Bahamas, fue que finalmente volví para instalarme.

Hoy las cosas son distintas... y el paso del tiempo y de los echos me sigue asombrando. Soy local otra vez... o estoy volviendo a serlo. Desde la distancia y el exilio no podía imaginar este momento que estoy viviendo hoy. Estoy acá y soy muy feliz. Mi familia está acá y puedo verlos siempre. Echo de menos a mi hermano y familia, que viven aún en España (¿voluntariamente?).

Mi país es el mismo que dejé. No cambia... muta. Se suceden los problemas y las soluciones. Quizá soy yo que tengo un imán de buena suerte, quizá es que las cosas no están tan mal como dicen.... y pienso que no puede ser que sea tan afortunada... o quizá si. Argentina es un paraíso en tantos aspectos que no podría enumerarlos... tampoco a sus problemas... pero no vienen al caso de este relato.

En pleno desarrollo de mi vida profesional y recuperando miles de cosas que el exilio había alejado de mí, puedo decir que la vida me sonríe.
El verano pasó acotado y caluroso, mientras yo caía en cuenta que además de todo mi universo positivo, estabas conmigo. Y así me encuentra la vida hoy -feliz- esperando el otoño en mi hemisferio sur...


Playa de Mar Azul, en la Costa Atlántica... 
...Médanos y birra!!

Picada previa a la cena...

.... la cena, aún en proceso.
Y... los días de lluvia también había que cocinar! 

Cielo apocalíptico en el camping en Mar Azul

Bosques de pinos

Arquitectura moderna en Mar Azul. 
Hormigón armado y el respeto por los árboles

Casa modular entre los médanos
Arquitectura emblemática

Esperando la comida...

Fin de las vacaciones... desarmando la carpa!

Cumpleaños de mi papá con Ceci, mi hermana.

Cumpleaños de mi sobrina Mica

Mi moto. Rueda pinchada... a la gomería en bicicleta! Fuck!!!

:)

Pan... (o punk) casero!

La ternura hecha felino: Plonkets!

Fiesta de disfraces del trabajo!
Así da gusto.... buena onda!!!!!!!

2 comentarios:

  1. HERMOSAS PALABRAS Y MUY BUENAS FOTOS !!!
    LA BUENA ONDA, ATRAE BUENAS COSAS....NO ?
    FELICITACIONES
    DSA

    ResponderEliminar
  2. jajajjajajjaja te quiero ye !!!! sigue como siempre porque el : Viajar modela y enriquece nuestra percepción de la realidad, y siempre reta a nuestro sentido común, para que sea menos común y mas universal.

    ResponderEliminar